Ediciones Irreverentes
 
 
El drama de los huérfanos españoles enviados a México de «Mi Planeta de Chocolate»
nace del drama de la familia del autor, Manuel Cortés Blanco
 
Ediciones Irreverentes
“Mi planeta de chocolate” de Manuel Cortés Blanco

El escritor Manuel Cortés Blanco, al presentar su novela “Mi planeta de chocolate”, (Ediciones Irreverentes), que trata de los niños españoles enviados a México durante la guerra Civil, ha reconocido que se trata en buena medida de una historia familiar, “Me he inspirado en mi abuelo, que al nacer fue abandonado en un hospicio y que fue educado, sin saber nunca quienes fueron sus padres, en un monasterio. Las vivencias que cuento de Benito Expósito en Mi planeta de chocolate, están tomadas de la realidad de mi abuelo, un Expósito, y es la realidad de los huérfanos españoles de comienzos del Siglo XX. Los demás personajes de la novela son reales, el presidente Lázaro Cárdenas, su mujer Amalia Solórzano, que acaba de morir el pasado viernes y que recibió con extraordinaria a los niños al ser la Presidenta del Comité de Acogida y solidaridad con estos niños, el director de la Escuela de Morelia en que se les acogió. Todo es real. Está basado en tesis doctorales hechas sobre los niños de Morelia, en libros publicados, en reportajes publicados hace muchos años en prensa, en declaraciones de los niños, ya hombre”.

Mi Planeta de Chocolate

Manuel Cortés Blanco utiliza aquella experiencia traumática para relatar un viaje por los sentimientos humanos, para descubrirnos cómo debajo de los grandes acontecimientos políticos existen historias personales que debieran ser lo que más nos importara. La historia comienza en España, en plena guerra civil y pronto se traslada al buque Mexique, perteneciente a la Compañía Trasatlántica Francesa, que se hace a la mar desde el puerto de Burdeos con 455 menores a bordo, rumbo al continente americano. Son niños españoles que huyen de los bombardeos, en busca de una paz que les acoja. Uno de ellos, Benito Expósito Expósito es nuestro protagonista; ese pequeño abandonado a las puertas de un hospicio, que superó combates, la condición de refugiado, el exilio y mil vicisitudes amparado por una máxima: cuando debas elegir entre dos opciones, toma siempre la que tenga chocolate.

Mi Planeta de Chocolate

El Autor explica la razón de escoger esta tema “He escrito muchos artículos sobre la guerra civil española en mi condición de médico, sobre cuestiones relacionadas con la salud y también, aunque pueda extrañar, sobre las drogodependencias. Por ejemplo, cómo ambos bandos hacían tomar sustancias que embriagaban a los soldados para que fueran al combate. De este conocimiento y de mi experiencia en ayuda humanitaria como médico en países como Afganistán, Benín o la antigua Yugoslavia, donde he visto como siempre los que más sufren las guerras son los niños, decidí describir ese sufrimiento desde la historia española, y a través de unos niños que vivieron un exilio muy doloroso. Quería mostrar que nos movemos entre paradojas: Benito Expósito, el niño huérfano de la novela, no comprende los sufrimientos de la guerra, porque en el monasterio en el que estaba, cuando los niños se peleaban eran capaces de reconciliarse, y sin embargo, los adultos, más inteligentes que ellos, no sólo no se reconciliaban, sino que se mataban. Y lo cuento desde el punto de vista del niño, porque para él esa paradoja nunca será comprensible”.

Manuel Cortés Blanco, tras el éxito de crítica y público de su segundo libro “Cartas para un país sin magia” (Ediciones Irreverentes) vuelve a ofrecer una historia entrañable que apunta al corazón: “Mi planeta de chocolate”, con la que ha sido finalista del II Premio Internacional Vivendia de Relato. En palabras del escritor Miguel Angel de Rus, la obra aporta “una mirada limpia sobre la realidad política española; España es un país Cainita, en el que lucha Caín contra Caín, desde hace siglos, y Manuel Cortés muestra debajo de esa violencia política continuada muestra la intrahistoria de las personas, los espíritus conturbados por la violencia del mundo. Todo a través de la vivencias de un huérfano, que podría ser cualquiera de la generación de nuestros padres”.

 
 
 
Ediciones Irreverentes S.L. • c/ Martínez de la Riva, 137. 28018 Madrid (España) • Teléfono: +34 915 07 26 59
Correo electrónico: editor@edicionesirreverentes.com
Departamento comercial: vera@edicionesirreverentes.com