Ediciones Irreverentes
Ediciones Irreverentes

 
Ediciones Irreverentes
Comparte: Facebook
Enrique Galindo
El turno de oficio para un escritor o para alguien que tenga
una visión poética de la vida es un auténtico espectáculo.
Enrique Galindo

Abogado y teniente-alcalde del pueblo turolense de Aguilar del Alfambra. Escribe en El Mundo sobre la actualidad del C.D. Castellón. Juzgados, política local y fútbol son tierra fértil para conocer miserias y descreer del ser humano. Su primera novela publicada fue Pelirrojas españolas. Con Oposiciones ha ganado el V Premio Irreverentes de Novela.

Se traspasa. Luis Solrer Dauchy
P.- El protagonista de Oposiciones recibe varios golpes del destino y parece incapaz de responder, ¿por qué?

R.- Colomer por mucho que ha estudiado no está preparado para entender la vida. De la misma manera que Gabriela, la joven rumana llegada a la ciudad, tiene claro qué quiere y qué no quiere, Colomer transita por el camino por el que les han marcado a todos los jóvenes en esta sociedad tan corrompida por unos mientras los otros siguen dormidos.

P.- ¿El protagonista está basada en algún caso que hayas conocido por tu experiencia profesional?

Yo como abogado presto servicio en el turno de oficio de Castellón. Aprendes muchas cosas en los calabozos de comisaría asistiendo a hombres que se pasan un zulo dos días porque su mujer ha llamado por teléfono al 016 al acabar una bronca. El turno de oficio para un escritor o para alguien que tenga una visión poética de la vida es un auténtico espectáculo.

P.-¿La pasividad ante el castigo convierte a tu personaje en un prototipo del español de las últimas décadas, pasivo, sufridor, paciente, incapaz de rebelarse?

R.- Sobre todo pasivo, es un ejemplo de quien pase lo que pase no toma ninguna decisión propia. Estudiar Administración y Dirección de Empresas, encontrar trabajo de administrativo, comprarte un piso en el extrarradio o comenzar una relación de pareja con alguien de tu entorno es lo que se espera que hagas desde niño y a lo que te aboca la sociedad. Que después te vaya o bien o te vaya mal en la gran mayoría de los casos es totalmente arbitrario. Dependerá de que la carrera que elegiste tenga más o menos salida, de que compraras el piso durante la burbuja inmobiliaria o antes, de que te pareja ante algunas situaciones responda de una forma o de otra… Mucha gente se muera sin haber tomado una decisión propia en toda su vida.

P.- Háblanos sobre el entorno geográfico de tu novela, porque es muy reconocible. ¿Por dónde transcurre?

R.-Yo creo que un escritor tiene que escribir de lo que conoce y de lo que le duele. No concibo escribir una novela histórica, o una novela ambientada en una ciudad lejana. Yo soy de Castellón y de Teruel y escribo de lo que conozco. La primera parte del libro se sitúa en el barrio del Raval Universitari, que es donde se fue a vivir toda la generación que nació en torno a 1980 en mi barrio procedente de la gente de los pueblos que llegaba a Castellón. El Raval Universitari es una ejemplo de la calamidad de ciudad que tenemos donde todo el mundo se ha preocupado más de intentar pegar el palo que de hacer las cosas bien.

A medida que avanza la trama el libro cruza la provincia hacia el interior y se detiene en poblaciones como Albocácer o Villafranca, que son pueblos que conozco de haber pasado allí los veranos de niño. Sigue avanzando por el Maestrazgo hacia Teruel, por la Iglesuela del Cid, Villarroya de los Pinares… hasta llegar a cualquiera de esos pueblos abandonados y despoblados de los que abundan tanto en Aragón

P.- Una vez comentados los defectos del carácter del protagonista ¿Cuáles son los defectos, o las perversidades de la chica rumana? Te lo pregunto porque su personalidad es la detonante de los hechos.

R.-Gabriela es una superviviente que tiene claras sus prioridades en la vida, y sabe de lo suyo qué es lo que vende.

P.- ¿Qué evolución has tenido como autor y como persona desde Pelirrojas hasta Oposiciones?

Con Oposiciones profundizo en muchos temas apuntados en Pelirrojas. Siempre me ha parecido muy literaria la calle y la gente a la deriva. Siempre me he preguntado por qué la gente hace las cosas que hace. Tenía claro que quería seguir escribiendo de mi alrededor, de los problemas de la gente con la que vivo, de mis miedos y de mis obsesiones. Como persona, aprendiendo cada día, sobreviviendo.

P.- Veo claramente una película en esta novela, qué directores crees que podrían hacerse cargo. ¿Y actores?

R.- Creo que en la mirada poética que tengo de la vida pueda coincidir con la de Garci. Garci entendería bien el libro. ¿Actores? Pues no sé, los actores actuales me parecen todos muy metrosexuales, en mi libro sólo aparece gente corriente de la calle. Lola Dueñas haría una buena Gabriela y de Colomer cualquiera que no parezca actor, Berto Romero, por ejemplo.

P.- En este libro sale malparados el camionero, la rumana, los ciudadanos, los políticos ¿No temes represalias?

R.- Con el libro voy a hacer pocos amigos Hablo de la corrupción en la Diputación de Castellón y en pequeños ayuntamiento de Teruel, de cómo se reparte el dinero de los contribuyentes entre los amigos de los de políticos y los estómagos agradecidos, señalo con el dedo a toda la gente de mi generación hipotecada hasta las trancas y que va a ser pobre de por vida, hablo de todas las buscavidas que no dudan en hundirle la vida a alguien con tal de mejorar la suya… Mucha gente se verá reflejada en este libro. Unos quizá acaben de despertar y se den cuenta de su propia miseria, otros se reconocerán entre los que han provocado que las cosas en este país estén como están. ¿Represalias? Yo soy un humilde abogado de barrio que intento vivir dignamente de mi trabajo.

P.- El hecho de que tu segunda novela, Oposiciones, haya recibido el Premio Irreverentes de Novela en su quinta edición, entre 142 textos de 23 países ¿es un incentivo o responzabiliza demasiado?

R.- Me alegra saber que alguien, en estos tiempos en los que parece que nada importa, haya apostado por una novela comprometida con su momento histórico actual y con la sociedad. Espero estar a la altura del premio y no defraudar a nadie.



Comprar el libro

Ediciones Irreverentes
Ediciones Irreverentes S.L. • c/ Martínez de la Riva, 137. 28018 Madrid (España) • Teléfono: +34 91 507 34 78
Correo electrónico: editor@edicionesirreverentes.com
Departamento comercial: vera@edicionesirreverentes.com