Ediciones Irreverentes
Ediciones Irreverentes

 
Ediciones Irreverentes
Comparte: Facebook
JOSÉ VÁZQUEZ ROMERO
La Historia está llena de cabos sueltos, de preguntas no respondidas, o peor aún, mal resueltas.
CARLOS AUGUSTO CASAS
Jose Cavero con José Vázquez en Radio Intereconomía

José Vázquez Romero
(Madrid, 1974) Apasionado investigador de hechos históricos y viajero infatigable colabora en diversos medios digitales. Se presentó como escritor con la novela Una vida sin equipaje.
men y la intriga son las tres características principales.

La costilla del faraón de José Vázquez Romero
¿Qué tiene el Antiguo Egipto para que se sigan escribiendo tantas novelas sobre aquella época?

El Antiguo Egipto es un símbolo. El hecho de que una cultura milenaria siga despertando hoy tanto interés tiene que ver mucho con el misterio. A todos nos gusta imaginar que, hace tanto tiempo, sucedieron cosas increíbles, de las que realmente hoy no sabemos gran cosa. La fantasía tiene campo abonado en el Antiguo Egipto, porque, en realidad, hay todavía muchos interrogantes. Eso abre la puerta a la imaginación, y la imaginación es la base de la literatura.

-Su novela plantea algunas teorías históricas algo chocantes, ¿busca la polémica como forma de vender libros?

La polémica sólo me interesa cuando no se busca premeditadamente, cuando no se va tras ella. La Historia está llena de cabos sueltos, de preguntas no respondidas, o peor aún, mal resueltas. Así que me planteé esta novela como un interesante ejercicio.

-¿A qué se refiere?

Detrás de la novela se esconde un largo proceso de investigación histórica, que me llevó unos dos años. A medida que iba conociendo nuevos episodios sobre la Dinastía XVIII del Antiguo Egipto y todo lo que vino después, me resultaba más estimulante ir uniéndolo todo hasta llegar a las sorprendentes conclusiones que planteo. Eso mismo es lo que les va sucediendo a los protagonistas. Y, por último, es el propio lector el que siente que él mismo está descubriendo los misterios.

-¿Cómo participa el lector?

Es muy interesante conocer las opiniones de diferentes lectores cuando terminan la novela. Muchos de ellos me han confesado que hicieron algo mientras leían: como no acababan de creer que lo que planteo en la novela pudiera ser cierto, se ponían a bucear en internet para verificar que los episodios históricos que planteo sucedieron realmente. Así que, en cierto modo, el lector recorre el mismo camino que recorren los protagonistas, y que previamente tuve que recorrer yo. Quizá ese sea uno de los puntos más interesantes de la novela.

-Así que se lo puedo preguntar ahora: ¿cuánto hay de cierto en toda esta aventura?

Pues debo decirle que, salvo la leyenda que da título a la novela, todo lo demás es real, o al menos es muy probable que lo fuera. La leyenda inventada de “La costilla del faraón” me sirve como armazón, como nexo de unión para ir hilando los diferentes acontecimientos que comienzan hace casi 3.500 años, pero que acaban acercándose mucho más en el tiempo.

-Y entonces, dígame, ¿cómo es posible que nadie antes ha sido capaz de llegar a esas novedosas conclusiones?

Es simplemente una cuestión de cómo ordenar las piezas. Todo está ahí, pero la forma de relacionar los diferentes acontecimientos es lo que abre nuevas posibilidades. Siempre nos han enseñado la Historia de una determinada manera, muy cerrada y plana. Y, quien más quien menos, todos sabemos que las realidades de cosas que sucedieron hace miles de años, no fueron exactamente como nos las han contado. Es una cuestión de sentido común. A menudo todo se ha basado en una cuestión de fe ciega en una única fuente histórica que nos ha narrado un hecho. Y la veracidad que podemos darle a esa fuente es, muchas veces, muy escasa.

-¿Puede ponerme un ejemplo?

Le pondré uno muy sencillo y que se comprende fácilmente. Si ahora le preguntamos a cualquier persona medianamente interesada en la Historia Antigua quién fue el faraón egipcio que perseguía a los judíos durante su éxodo, todos nos dirán que fue Ramsés II. ¿Por qué? Simplemente porque la tradición centenaria así lo ha ido creando en la mente de la gente. Pero la única fuente de conocimiento sobre el éxodo judío es la Biblia. Ya de por sí, el Antiguo Testamento es un conjunto de relatos que se pusieron por escrito al menos 8 siglos después de los hechos que narra, y que fueron pasando por tradición oral de generación en generación. Pero, por si eso no fuera poco para hacernos replantear la verdadera historia, resulta, además, en la Biblia no se dice en ningún sitio que el faraón del éxodo fuera Ramsés II. Ni una palabra.

-Por último, veo que su novela está salpicada con abundante material gráfico, ¿por qué?

Lo vi imprescindible. Cuando se relatan hechos históricos y se les da la vuelta a lo que siempre habíamos pensado, es importante que el lector pueda ver una imagen sobre lo que estamos hablando. Ello le hace confiar más, le da una mayor verosimilitud, y, sobre todo, le ayuda a comprender todo lo que se cuenta en la novela.


Comprar el libro

Ediciones Irreverentes
Ediciones Irreverentes S.L. • c/ Martínez de la Riva, 137. 28018 Madrid (España) • Teléfono: +34 915 07 26 59
Correo electrónico: editor@edicionesirreverentes.com
Departamento comercial: vera@edicionesirreverentes.com