Ediciones Irreverentes
Ediciones Irreverentes

 
Ediciones Irreverentes

Alberto Castellón
Alberto Castellón


Un narrador funciona mezclando la ficción con hechos acaecidos en la realidad.

Alberto Castellón se dio a conocer a nivel nacional con la publicación en Ediciones Irreverentes de su novela erótica "Victoria y el fumador", tras haber tenido una carrera literaria plagada de premios. Posteriormente ha ganado el Premio Felipe Trigo de Novela con "Regina Angelorum". Iconoclasta, irreverente, incorrecto y descreído, Alberto Castellón se consolida como uno de los grandes valores de la narrativa actual en español.

P. ¿Pero de qué va vestido, señor Castellón?, ¿de indio sudamericano?
Ja, ja..., ha dado en el clavo.

P. ¿Me dejará fotografiarle así?
Faltaría más: este es uno de los uniformes de Takiraris, mi grupo de música andina. ¿No se interesó usted por mi seudónimo, El síkuri? Pues esto es un siku. Y el síkuri es el que sopla el siku.

P. Entonces esos Takiraris que aparecen en su anterior novela, Victoria y el fumador, tienen una existencia real.
En efecto. Y el episodio del mitin clandestino en el que se frustró el recital de Takiraris también es verídico. Un narrador funciona así, mezclando la ficción con hechos acaecidos en la realidad. Así se contribuye a la verosimilitud. Y antes de que me lo pregunte, ni Victoria ni el fumador son personajes reales. Insisto: no soy el fumador de la novela.

Victoria y el fumadorP. ¿Por qué realizó esa incursión en el género erótico?
La verdad, a mí no me pedía el cuerpo escribir novela erótica. Pero en esa época se le abrían las puertas del Olimpo a quien obtuviese el Premio La Sonrisa Vertical. Una importante agencia literaria me animó a presentarme. Y tuve mis posibilidades: por esa agencia me enteré de que al comité de lectura le quedó mal sabor de boca al no seleccionar mi original para que lo leyera el Jurado. Según ellos, estaba muy bien escrita, pero era poco perversa. Luego me alegré: dejaron el premio desierto: el Jurado alegó que entre los manuscritos había sugerentes propuestas sexuales, pero sin valía literaria. Los seleccionadores se habían ocupado tanto de la perversión, que se olvidaron de lo fundamental, de la literatura. Después de aquello, la obra dio tumbos por varios concursos, quedando finalista de algunos de ellos, aunque sin ganar. Supongo que con el erotismo pasa eso, que siempre alguien en un jurado se opondrá a que venza la obra más libidinosa.

P:-¿Qué busca en verdad el fumador?
R.- En "Victoria y el fumador" se aborda la búsqueda de un Ulises, no de su Ítaca natal, sino de la persona a la que ama.

P. Su último libro, Regina angelorum, aparte de obtener el prestigioso Premio Felipe Trigo, ha recibido excelentes críticas. El catedrático de literatura Jesús García Castrillo no ha dudado en calificarla como la mejor novela que ha leído del siglo XX y XXI.
Bueno, me parece exagerado. Aunque me halague, claro.

P. ¿Y qué hay de su asunto con Isabel Allende?
No haré manifestaciones sobre el particular.

P. ¿Ni siquiera literarias? Usted ha llegado a usar a Isabel Allende como personaje...
Bueno, sí, y sé que a ella no le importó, pero no me sonsacará nada más.

P:- Intente centrarse ¿Qué cuenta en Regina Angelorum?
R.- Reflexiona sobre la crueldad infantil por medio de Cancú, una niña de extraordinaria inteligencia y poderes adivinatorios, que ejerce una profunda fascinación sobre los que la rodean. La infancia es territorio de la inocencia pero también de una crueldad y sadismo ilimitados que suele perderse con los años. Los "malos" resultan muy atractivos y resulta difíci" resistirse a ellos. Por ello pongo al lector en la tesitura de que desee que el malo venza. Puede ser que al final de la novela, el lector acabe queriendo a Cancú a pesar de su naturaleza fatal.

P. Cuentan de usted que como lector devuelve a las editoriales los libros que no le gustan y presenta hojas de reclamaciones para que le reintegren el importe.
Sí, pero eso solo lo hago con las obras premiadas. Considero una estafa por publicidad engañosa el que uno compre una novela bajo el aval de un galardón de muchos quilates, y luego se encuentre con una bazofia repugnante. Así, antes de utilizar el libro como combustible para asar espetos de sardinas, prefiero elevar esa especie de protesta. Ay, si más gente obrara como yo...

 
 
Ediciones Irreverentes S.L. • c/ Martínez de la Riva, 137. 28018 Madrid (España) • Teléfono: +34 915 07 26 59
Correo electrónico: editor@edicionesirreverentes.com
Departamento comercial: vera@edicionesirreverentes.com