Ediciones Irreverentes
Ediciones Irreverentes

 
Ediciones Irreverentes


José Enrique Canabal
José Enrique Canabal
Ganador con Luna de Papel gana el Primer Premio Irreverentes de Novela


José Enrique Canabal se ha impuesto en el I Premio Irreverentes de Novela conLuna de Papel entre 117 obras de 12 países. Las obras presentadas debían tener al menos 250 páginas. Este premio ha nacido para encontrar grandes "escritores de fondo", autores que no duden a la hora de plantar cara a historias de larga distancia, como es Luna de papel, una novela que comienza en Irlanda en el siglo XIX, y que transcurre en los siglos XX y XXI en EE.UU. y el mundo árabe, hasta volver a mediados de nuestro siglo a Irlanda. De España se han presentado 63 obras, 22 de Argentina, 9 de México, 5 de Colombia, 4 obras de Estados Unidos, Venezuela y Cuba, y el resto son procedentes de Suiza, Australia, Perú, Alemania e Inglaterra.

Luna de Papel gana el Primer Premio Irreverentes de NovelaP.- ¿Cómo recibió la noticia y qué sintió cuando le comunicaron que había sido el ganador entre117 obras de 12 países?
R.- Con sorpresa, tenía poca fe en conseguirlo, era la primera vez que me presentaba a un premio literario. Aunque Luna de Papel era una apuesta arriesgada, es una novela de más de quinientas páginas que desarrolla, a lo largo de sus capitulo, la vida de tres generaciones de una saga irlandesa, Los Morgan. Al principio quedé gratamente sorprendido y a continuación, sin duda sentí emoción.

P.-¿Está dedicado este premio a alguien en especial?
R.-A mi familia, a mis compañeros y a mis amigos a los que suelo hurtar dedicación cuando tengo entre manos una novela. Y por supuesto a todos los escritores Irreverentes a los que hago extensible el premio del que también forman parte.

R.- ¿Cómo es Luna de papel?
P.- Luna de Papel es una novela con personajes de gran profundidad que pretenden transmitir el proyecto existencial de su protagonista, marcado por su pasado, preso de su presente y condenado a un futuro en el que sabe que marchará solo, sin poder compartir el riesgo del viaje, ya que no tiene brújula. La novela muestra que el futuro ya no es lo que era, la única posibilidad de descubrir los límites de lo posible es aventurarse un poco más allá de ellos, hacia lo imposible. La obra comienza a principios de mil novecientos con la dramática diáspora irlandesa a los Estados Unidos. Allí un emigrante ve marcado su destino y el de sus descendientes, para siempre, por culpa del azar. La obra está cargada de poesía y de sueños que muchas veces se vuelven realidad.

P.- ¿Es una novela especial para usted por recibir este premio, ya lo era al escribirla, o es una más de su carrera?
R.- Cuando la escribí lejos estaba de pensar que iba a ser premiada, no tenía intención de enviarla a ningún premio. No, no es una más, aunque cuando escribes con pasión y tesón, la última novela siempre es tu niña mimada. A través de sus obras el escritor no sólo nos cuenta una historia, sino que reflexiona sobre una situación real o no, y, transmite sus sentimientos. A menudo también contamos algunos recovecos de nuestras vidas, de nuestros deseos, inquietudes o preocupaciones. A veces padecemos un trastorno bipolar que nos obliga a describir las vivencias de sus personajes, como si tuviésemos una necesidad de vivir más de una vida o escapar de la indiferencia.

P.- ¿Qué destacaría de esta novela?
R.- Es una obra coral, sus personajes muestran al desnudo su psicología y se nota como envejecen a medida que transitan por la novela. El hilo conductor de la narración es la especie humana, con sus amores y desamores, sus aciertos y fracasos, sus vanidades y ambiciones. Está llena de cuentos que en el desierto le narraba el protagonista a su hija, también hay bellísimas narraciones de sueños cuando la inquietante noche abrazaba al desierto. Destacan los submundos del hampa en Nueva York que contrastan, pasado un siglo, con enigmáticos alárabes que quieren cambiar con violencia el mundo. A veces se confunden los personajes con discursos que muestran que amar sirve para crear atractivos discursos y la muerte como una apología romántica con el escritor pretende hacer una obra inmortal inyectando pasión a su obra.

P.- ¿Tiene alguna vinculación con sus otras novelas?
R.- Sin duda, cada escritor que se precie, intenta crear un estilo que lo diferencie de los demás, intenta no ser un clon más y crear su propio estilo narrativo. Mi estilo narrativo fue definido por el crítico literario Juan Manuel González, miembro del departamento de análisis y estilo de la agencia EFE, escritor, poeta y profesor de literatura en la Universidad de Valladolid, "como realismo onírico". Mis novelas se caracterizan por tener muchos personajes, más de cien, y por mis conocimientos de la psicología suelo estrujarles y desnudarles. Las otras novelas cada una tenia un contexto diferente. Luna de hojas Muertas es una novela negra que narra las peripecias de un oscuro hospital psiquiatrico. El Vidente es una novela del genero de la Ucronía, en donde los personajes viajan por mundos paralelos. Marea Baja es una novela llena de poesía dentro de la trama oscura del narcotráfico. Juristo, critico del ABC dijo de El Vidente: cabria decir de este libro que mantiene cierta fascinación, el propósito rebasa en buena parte los ámbitos en que se mueve hoy en día la narrativa. Una trama que respira el aire esotérico del último Hesse. La novela de tesis aún existe, la utopía también.

P.- Su relato 'Historia de un dólar' está publicado dentro del libro "Antología del relato español" donde se incluyen autores de prestigio. ¿Pensaba que iba a llegar a publicar sus libros junto a autores de primera línea cuando comenzó a escribir?
P.- Quizá compartir Antología con escritores como Sánchez Dragó, Luis Mateo Diez, Francisco Nieva, Trapiello, Marías, Savater, Legina, Lourdes Ortiz y otros, fue, sin duda, un salto cualitativo en mi faceta como escritor.

P.- ¿Hasta donde le gustaría llegar en el mundo de la literatura?
R.- Me gustaría que me recordasen como un escritor honesto, no quisiera que me comparasen con escritores mediáticos que pasados unos años sus obras permanecerán olvidados en el baúl de los recuerdos. Espero que este premio me abra nuevas puertas para proyecto literarios más ambiciosos

P.-¿Cuál es su próximo proyecto?
R.-Terminé Luna de Papel en septiembre del pasado año. Después de unos meses de dedicarme otra vez a la lectura, comencé mi próxima novela, que en un principio se titulará Paris 1945. Es una trama que se desarrolla en la Francia ocupada, unos republicanos después de la guerra civil española huyen a Francia, se integran en la resistencia y luchan contra los nazis. Aunque suena muy bélica es una novela de amor en el contexto de la segunda guerra mundial. Su protagonista es una jovencita que alumbra una niña a los diecinueve años, fruto de un amor frustrado por la guerra, narra la vida de esa niña que crece sin padre, enterrado en algún olvidado campo de batalla.

P.-¿Qué le pedirá a la literatura después de este premio?
R.-Le pediría un poco de paz interior y por supuesto encontrar un pequeño hueco que me permita seguir escribiendo. Como es lógico, más lectores y sobre todo que siga acompañándome por los intrínsecos caminos de la vida en busca del tiempo perdido.


Sumarios
Juristo, critico del ABC, dijo de El Vidente: Este libro mantiene cierta fascinación, el propósito rebasa en buena parte los ámbitos en que se mueve hoy en día la narrativa. Una trama que respira el aire esotérico del último Hesse. La novela de tesis aún existe, la utopía también.

Me gustaría que me recordasen como un escritor honesto, no quisiera que me comparasen con escritores mediáticos que pasados unos años sus obras permanecerán olvidados en el baúl de los recuerdos.

José Enrique Canabal entre la Galicia mágica
y la venganza en Marea Baja

José Enrique Canabal obtuvo un gran éxito con su novela "El Vidente", publicada por Ediciones Irreverentes, hasta tal punto que el ABC le comparó con Herman Hesse. Tras el espaldarazo, publica "Marea Baja" una novela sobre el narcotráfico, la Galicia mágica y la venganza como motor de la vida.


P.- ¿Marea Baja es una novela sobre el narcotráfico, sobre la Santa Compaña o sobre el odio que vive eternamente?
R.- No. Marea Baja es una novela de personajes psicologicos a los que la vida misma les pone contra las cuerdas, más que odio yo diría que hay desamparo en los corazones que los convierte en almas perdidas. No hay realismo mágico, ni odio eterno, más bien hay soliloquios oníricos. Está llena de hechizo. La magia la proporcionará el propio lector al transitar por una historia cargada de poesía, a la que la paleta de Galicia rica en verdes, marinos y grises, le otorga frescura narrativa, describiendo paisajes y gentes que a veces proceden del más allá.

José Enrique CanabalP.- ¿Quién es en realidad ese espíritu puro que en Marea Baja va con la Santa Compaña?
R.-Sin duda Galo Galo, un personaje de la vida real que murió prematuramente, era muchacho desvalido; salido de su realidad, toma un protagonismo insospechado en la novela, después de muerto y resurge con tanta fuerza que fue más allá de la propia historia, convirtiéndose en leyenda.

P.-¿De dónde sale la extraordinaria información policial que se cita en Marea Baja?
R.-La información fue recopilada de autos judiciales, de informadores de Madres Contra la Droga, allá en Galicia, y de un amigo que trabaja para la DEA americana, que me proporcionó datos de los carteles colombianos que en la actualidad no están desarbolados. No puedo ser más explicito por la seguridad de mis fuentes.

P.-¿La vida no vale nada?
R.-Aunque la vida es lo más valioso que se nos entrega al nacer, en el mundo de la droga la vida no vale nada.

P.-¿Teme usted más a la mafia gallega o a la mafia rusa?
R.- A ninguna de las dos, a la colombiana. La mafia gallega viene del contrabando de tabaco. Eran gentes de la mar que obtenían un sobresueldo para vivir en momentos en los que la pesca les abandonaba. Cuando cambiaron el tabaco rubio por la coca, todo trocó en corrupción, violencia y desamparo, ello los reconvirtió en desalmados que imitan a los sicarios colombianos, que son los peores. La mafia Rusa es distinta, es más "profesional". Son fríos, temibles y difíciles de engañar. Casi todos son ex agentes de la KGB.

P.-Presentó su libro con Luis Alberto de Cuenca y José Luis Alonso de Santos. ¿Es eso estar en la cumbre?
R.-No, estar en la cumbre es estar en paz uno mismo. Más que estar en la cumbre es estar acompañado por dos insobornables y excelentes escritores.

José Enrique CanabalP.- De su anterior libro "El Vidente" se dijo que recordaba a Herman Hesse. ¿Está entre sus influencias?
R.-No, aunque pueda que sea uno de mis autores preferidos, hace un par de meses releí el Lobo Estepario y quedé gratamente sorprendido, el tiempo no le había afectado en absoluto. Pero a decir verdad no tengo ningún autor preferido. Lo que sí he tenido preferencias que el tiempo ha ido corrigiendo. De niño me leí con denuedo a Emilio Salgari, a Julio Verne y R.L Stevenon, novelas que mi padre nos compraba, entre estos tres magníficos escritores leí la friolera de más de ochenta títulos. Después apareció ante mí Fedor Dostoiesvski, Hess, Man. Luego surgieron Cortazar, Torrente Ballester, Delibes, Alberto Moravia, García Márquez, Vargas Llosa. Más adelante iluminaron mi horizonte literario Marcel Proust, Jhon Kennedy Toole, William Faulkner, Houellebec, Naguib Mahtuz y muchos más... que conforman la lista interminable de más de dos mil libros que conforman mi biblioteca.

P.-.- Afirmó el crítico Juan Manuel González que a él la novela policíaca no le interesa, pero que la suya sí, por sus grandes dosis de poesía y de magia. ¿Es una novela de extremos?
R.-Es una novela coral. Los extremos los amojonará el lector. Aunque a veces es una historia muy desgarradora, pero la historia transita también por la poesía narrativa. En marea baja demandé hacer algo distinto. La novela está bien estructurada, a su vez llena de poesía, en donde personajes inanimados como el sol, la luna, la mar, toman protagonismo y sus sentimientos aportan magia a la narración, sienten celos de una desprotegida niña María a la que de mayor la convierten en una fiscal indómita y la ayudan a transgredir su alma. Y sobre todo a decodificar los sueños oníricos de la Santa Compaña y de las Hadas.

P.- En el Vidente sus personajes retroceden en el tiempo y llegan a las cruzadas, aquí hay espíritus errantes. Psicoanalícese, por favor. ¿A qué se debe todo esto?
R.- Es usted muy astuto, debería ser usted quien me psicoanalizase. Quizás lo que busco sea una vuelta a la Arcadia. La sociedad actual es algo zafia, ni siquiera saben ser hedonistas. La novela basura, la televisión basura lo inundan todo. Quizás mi alma sea errante. Cualquier día cambiaré de editorial y dejaré de escribir lo que yo estimo correcto y redactaré uno de esos bestseler in leíbles de novecientas páginas, perderé mi frescura y me haré famoso. Observo en su cara la desesperanza señor de Rus. No se desesperé que eso no ocurrirá.

P.- Sus novelas están llenas de desamor y de esperanza en el amor. ¿Por qué?
R.- El desamor es la forma más fuerte de amar. El ser humano, además de tener un Yo psicológico, esta formado por un cóctel de hormonas, que conforman su Yo químico, entre esas, se encuentra la Phenaltalemina que es la hormona del amor, actúa en los individuos en un periodo que va desde las dos semanas hasta los dos años. Durante el tiempo que actúan, se sienten distintos y el amor es lo más importante para ellos. Después viene el desamor en alguno de los componentes de la pareja, lo que les hace infelices y vuelta a comenzar. Amar es una de las sensaciones más fuertes que provoca el Yo químico.

P.- Templarios, sectas, la Santa Compaña, una isla perdida. ¿No será que en el fondo lo que desea es huir de todo y lo refleja en sus obras?
R.- Es una realidad palpable, llevo toda la vida huyendo hacia delante. Yo tengo un sentido de la vida muy peculiar, siempre me ha gustado hacerla más ancha que larga. He viajado por los cinco continentes y casi siempre he estado en islas; pero perderse ya no es posible, la globalización está destruyendo todo lo paradisíaco y puro de las islas; ya no existen almas libres y agujeros en donde esconderte. Quizás el sentimiento que describe lo que a veces siento, es un pensamiento del Padre Juan en la novela el Vidente, que desconsolado y cansado de huir hacia atrás, piensa en viajar con su maquina del tiempo antes del Big Ben y pedirle explicaciones a Dios.

 
 
Ediciones Irreverentes S.L. • c/ Martínez de la Riva, 137. 28018 Madrid (España) • Teléfono: +34 915 07 26 59
Correo electrónico: editor@edicionesirreverentes.com
Departamento comercial: vera@edicionesirreverentes.com